jueves, 29 de agosto de 2013

Jane Eyre.


En este blog casi nunca hablo de ningún otro de mis intereses que no sea la moda.... tal vez porque es un blog de moda.....jjjj......  Pero hoy he decidido hacerlo, imagino que porque llevo varios días con esta novela a cuestas, releyéndola una vez ( ha habido muchas antes.....) más y revisando mis películas favoritas en torno a ella. El efecto vacaciones y tiempo libre.


¿Soy la única que adora a las Hnas. Brontë, a Jane Austen...? El costumbrismo inglés es una de mis pasiones nada ocultas.

Desde que a los 14 años descubrí un muy antiguo ejemplar de Jane Eyre, una de esas preciosas ediciones de los tiempos juveniles de mis abuelos, con los que pasaba toda la  temporada de verano, en sus recorridos  por el Norte y  Levante, no he dejado de dar periódicamente vueltas a esta obra genial, incluidas todas las adaptaciones para cine y Tv (las exquisitas miniseries británicas) que se han hecho. Me temo que soy una persona de relecturas más que de novedades... las cuales no me suelen satisfacer tanto. De hecho, exceptuando Vogue y Telva, casi todo lo que leo habitualmente  está ya en mis estanterías desde hace años ... 
 

De modo inevitable y consecuente, el Sr. Rochester a sido uno de mis amores mentales más intensos.... es, de hecho. Hace unos días, en  este proceso de revisiones fílmicas paralelo a la lectura, le tocaba el turno a una de mis adaptaciones predilectas.... del 97, dirigida por Robert Young y con Ciarán Hinds ( in love with him ... absolutely..... qué fuerza le impreme) y Samantha Morton en los papeles protagonistas.... lo hacía en la tablet, mientras deambuleaba por la cocina con la comida de mis hijos, con esa sonrisa de auténtica emoción que la circunstancia de que me la sepa de memoria no logra borrar de mi rostro... Mi hijo mayor (seis años y  medio) me preguntó por qué estaba tan contenta, pobre.... (realmente mis sonrisas habituales son menos intensas....jjjj..... parece ser). 


Ayer por la noche cerré el ciclo  con la última película que se ha hecho, de 2011, con el director Cary Fukunaga al frente y los actores Mia Wasikowska y Michae Fassbender como protagonistas ... Una brillante adaptación ambiental y una contenida exposición de sentimientos.... Todas las imágenes que os dejado son de esta película.


¿Mi favorita...? Tal vez la miniserie de la BBC del año 2006, con Ruth Wilson y Toby Stephens en los roles de Jane y Edward Rochester...  Hay para escoger, en cualquier caso. ¿La realidad de que en los tiempos modernos el concepto de amores imposibles que superan todo tipo de obstáculos sea inviable (básicamente porque hoy nos ajustamos al "pase y sírvase usted mismo....", salvo la propia voluntad de las partes, no se asume ni se entiende ninguna prohibición de índole moral o social...) es  lo que  entusiasma de  ciertos clásicos....? Es curioso como se mira siempre a algunas obras para retomarlas una y otra vez con nuevos actores  y visiones distintas pero, en definitiva,  siendo el mismo perro.... estrenando collar. Pero no creo que sea eso. Por lo menos en mi caso no lo es... sino simplemente la inevitable belleza del amor ..... un concepto en sí mismo, que admite decoraciones varias pero cuya esencia las trasciende a todas ellas....

Gracias por pasar por aquí .......!! Sed felices!!



3 comentarios:

  1. Como no recordar Jane Eire, aunque mi recorrido de películas es mucho más corto, yo solo recuerdo la clásica en blanco y negro.

    Besos

    Raquel
    .

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que lo hayas hecho Pilar, que hayas dejado la moda. Jane Eyre es una de mis favoritas!

    Besos rojos por doquier ;)

    ResponderEliminar
  3. Mmm...Yo soy más de orgullo y prejucio, pero en cualquier caso soy adicta a todas las adaptaciones cinematográficas de Jane Austen. Ya me dijiste un día que no eras de leer novedades. Tienes razón, con un clásico sabes que nunca estarás perdiendo el tiempo, pero hay novedades (a veces relativas) que son clásicos instantáneos, te lo aseguro ;)
    Un besazo enoooorme!!!!!

    ResponderEliminar